Inicio / Informe económico / Informe de Milenio sobre la Economía gestión 2014, No. 37

Informe de Milenio sobre la Economía gestión 2014, No. 37

Informe de Milenio sobre la EconomíaLa economía boliviana tuvo un buen desempeño el 2014. El PIB nacional creció en un 5,4 por ciento, cifra menor al 6,8 por ciento de 2013, en un escenario de desaceleración general en América Latina: aunque la economía mundial ha crecido al mismo ritmo que en la gestión pasada, 3,4 por ciento, Latinoamérica creció solo un 1,3 por ciento en 2014. En este panorama, la economía boliviana fue la que mayor crecimiento tuvo de Sudamérica.

En el panorama internacional, que afectó al desempeño nacional, tres fueron los factores más sobresalientes. Las expectativas sobre el fin de la política de estímulo monetario por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos, previstas en un principio para 2014, no han sido cumplidas; este cambio en la política monetaria estadounidense es ahora esperado para finales de 2015. La economía china sigue su curso de menor crecimiento y menor demanda. Empero, principalmente fue la caída del precio de los hidrocarburos el hecho más importante del panorama internacional conjuntamente los precios de los productos primarios que Bolivia exporta, con consecuencias directas sobre nuestra economía.

Es así que el sector petróleo y gas natural disminuyó en su ritmo de crecimiento y en su incidencia en el Producto Interno Bruto (PIB), con relación a las gestiones 2012 y 2013. El sector de establecimientos financieros pasó, a precios constantes, a ser el segundo más importante de la economía boliviana después del sector manufacturero, sobrepasando a la agricultura y ganadería. Más relevantes aún son los datos de inversión. En términos de formación bruta de capital fijo, ésta pasó a representar el 21,1 por ciento del PIB nacional, la participación más importante desde el 1999, aunque no muy por encima del promedio de la región. La inversión extranjera bruta subió con relación a 2013; sin embargo, la inversión extranjera neta cayó con relación a 2013 debido a pagos al extranjero, por la adquisición de acciones en empresas de sectores estratégicos.

La producción minera del país creció por segundo año consecutivo en volumen, con la minería pequeña –cooperativas y minería chica– a la cabeza. La caída de los precios de los minerales con relación a 2013 no impidió que el valor bruto de la producción minera nacional subiera en 4,5 por ciento, mostrando que el efecto producción fue el que más prevaleció. Es relevante la poca fiabilidad de los datos sobre la exportación del oro, con cifras de oro informal no regular que no se considerarían como parte de la producción nacional. En la actividad de hidrocarburos, la gestión 2014 mostró un crecimiento en la producción de gas natural aunque a menor ritmo que los cuatro años anteriores. Los precios de exportación tuvieron solo un ligero descenso comparados con los de 2013, ya que la caída de los precios del petróleo a nivel internacional tendrá mayor impacto en 2015. Bolivia es, desde 2014, exportador de Gas Licuado del Petróleo (GLP). En el sector agropecuario, los datos muestran que la superficie cultivada volvió a crecer, aumento liderado por los cultivos de cereales. La producción agrícola también aumentó, eso sí, a un ritmo menor. En 2014, Bolivia produjo más sorgo, arroz, soya y maíz, entre los productos más importantes.

En el sector externo, el superávit de la balanza comercial decreció en un 25 por ciento, debido a un mayor crecimiento de las importaciones respecto a las exportaciones. Fue significativa la caída de las exportaciones no tradicionales, mientras que las exportaciones de minerales subieron y las de hidrocarburos permanecieron estables. En cuanto a las importaciones, todos los rubros registraron cifras mayores y los bienes de capital tuvieron el crecimiento más intenso. Si bien cayeron las remesas del extranjero, Bolivia recibió un pago extraordinario de Petrobras por US$ 434 millones por exportaciones pasadas de “gas rico”. En términos globales, las reservas internacionales continuaron creciendo, aunque a tasas menores, al igual que la deuda externa. El factor de mayor preocupación es la continua apreciación del tipo de cambio real.

Descargar “Informe de Milenio sobre la Economía gestión 2014, No. 37” Informe-de-Milenio-sobre-la-Economía-gestión-2014-No.-37.pdf – Descargado 5005 veces – 3 MB