Inicio / Informe Nacional de Coyuntura / Coy 300 – Efectos de la caída de precios en Bolivia

Coy 300 – Efectos de la caída de precios en Bolivia

Es un hecho histórico la dependencia en Bolivia de los precios de las materias primas, hoy en día del petróleo ya que determina el precio de venta del gas natural, el principal producto de exportación que aporta con el 49 por ciento del total. Una de las principales desventajas de esta dependencia es que no se tiene control alguno sobre la cotización de las materias primas y la economía boliviana está expuesta a shocks positivos como negativos. El presente boletín pretende examinar brevemente la información disponible que refleja los primeros efectos de la caída del precio del petróleo en la economía nacional.

Desde mediados del 2014 el precio del petróleo cayó marcadamente. Aunque pareciera que se tocó fondo esto no es seguro a diferencia de lo acaecido en 2009 producto de la crisis económica internacional. Pero no solamente el precio del petróleo se contrajo, los minerales y las materias primas no energéticas en general también experimentan disminuciones pronunciadas en sus precios (ver gráfico 1). La cotización de los minerales tuvo una tendencia a la baja con una macada reducción hasta septiembre de 2015. Dado el actual contexto, el persistente descenso no parece ser transitorio sino más bien una corrección de precios que podría extenderse por varios años. Esta caída podría agudizarse sí el banco central de Estados Unidos sube las tasas de interés.

Comportamiento_del_precio_de_las_materias_primas_2014_-_2015

Producto

El Producto Interno Bruto (PIB), al primer semestre de 2015, creció a una tasa de 4.79 por ciento menor al 5.24 por ciento de 2014 (ver gráfico 2). Como se observa el PIB de la actividad hidrocarburífera sufrió un fuerte impacto debido a que pasó de crecer 8.62 por ciento en 2014 a decrecer en 1.30 por ciento en 2015.

Variación_del_PIB_totale_e_hidrocarburífero_de_Bolivia_2014_-_2015

Exportaciones

La expresión más clara del descenso de los precios está en la contracción de las exportaciones. Entre enero y septiembre de 2015 éstas cayeron en 32.5 por ciento, bajaron de US$ 10,046 millones en 2014 a US$ 6,776 millones en 2015. El sector más afectado fue el de hidrocarburos que registró una contracción de 38.5 por ciento, seguido de los minerales con 27.7 por ciento y finalmente los productos no tradicionales con 23.5 por ciento (ver gráfico 3).

Exportaciones_bolivianas_2014_-_2015

También disminuyeron las importaciones aunque a un ritmo menor. El resultado fue un saldo comercial negativo, que reapareció luego de más de 10 años. Mientras en 2014 hubo un superávit comercial de US$ 2,281.2 millones en 2015 el déficit llegó a 251.3 millones entre enero y septiembre (ver gráfico 4).

Saldo_comercial_boliviano_2014_-_2015

Sector Público No Financiero (SPNF)

Las cuentas fiscales igualmente se vieron afectadas por la caída de los precios, debido a la disminución de la renta petrolera. El total de ingresos del SPNF en los tres primeros trimestres de 2014 fue Bs. 88,342 millones mientras en el mismo periodo de 2015 bajó a Bs. 82,048 millones. Gran parte de esta caída se debió a la reducción de los ingresos por la venta de hidrocarburos en aproximadamente 25 por ciento. Los gastos igualmente se contrajeron pero en 4.6 por ciento (ver gráfico 5).

Ingresos_y_gastos_del_SPNF_2014_-_2015

En este sentido el superávit fiscal disminuyó pasando de Bs. 5,367 millones en septiembre de 2014 a Bs. 2,888 millones en septiembre de 2015 (ver gráfico 6). Dado el comportamiento cíclico del gasto público además de los elevados niveles de inversión pública anunciados es de esperarse que hasta fines de 2015 emerja nuevamente el déficit fiscal.

Saldo_del_SPNF_2014_-_2015

Impuestos

Con la intención de atenuar la menor generación de ingresos por concepto de hidrocarburos se procura una mayor recaudación de impuestos internos. A octubre de 2015 el total recaudado proveniente del mercado interno fue Bs. 28,898 millones, cifra mayor en 5.2 por ciento en relación al mismo periodo de 2014 cuando se recaudó Bs. 27,460 millones (ver cuadro 1). Del conjunto de recaudaciones impositivas destacan el Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE), Impuesto al Valor Agregado (IVA), Impuestos a las Transacciones (IT) y el Impuesto al Consumo Específico (ICE) que en conjunto representan alrededor del 90 por ciento del total. Tres de ellos, IVA, IT e ICE, aumentaron sus recaudaciones pero no así el IUE. Si bien la contracción del IUE fue baja, esto refleja, en parte, la desaceleración de la actividad económica. No debe perderse de vista que, tomando en cuenta la dependencia de las exportaciones de gas natural, un menor nivel de ingresos no solo afecta al sector hidrocarburífero sino al resto de la economía.

Recaudación_impositiva_2014_-2015

A inicios de noviembre de 2015 se anunció que el ingreso por concepto del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) cayó en 27 por ciento, dado que entre enero y octubre de 2014 la recaudación de dicho impuesto fue Bs. 13,103 millones en el mismo periodo de 2015 solamente habría llegado a Bs. 9,565 millones, la reducción fue de Bs. 3,538 millones (US$ 515.7 millones). Queda claro que los efectos de la caída del precio del petróleo ya se advierten en el país con una perspectiva negativa. Si la caída de precios es temporal una fuerte participación del Estado con un elevado gasto y endeudamiento público puede morigerar el impacto, pero si la disminución es de mayor duración los altos niveles de gasto y de endeudamiento podrían agravar la situación.

Recomendaciones

Asumiendo que la caída de precios no es transitoria lo recomendable es que, por lo menos, se disminuya el gasto fiscal, para alinearlo con los menores ingresos.

Descargar “Coy 300 - Efectos de la caída de precios en Bolivia” Coy-300-Efectos-de-la-caída-de-precios-en-Bolivia.pdf – Descargado 1149 veces – 344 KB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *