Inicio / Informe Nacional de Coyuntura / Coy 202 – AMETEX: Historia de un emprendimiento

Coy 202 – AMETEX: Historia de un emprendimiento

Hace más de sesenta años la empresa UNIVERSALTEX inició la producción de hilados y tejidos de lana en la ciudad de Oruro. Años después se trasladó a La Paz y su excelente producción caracterizó la calidad de sus casimires, frazadas, mantas y aguayos.

La nueva generación inició la producción de tejidos de punto de algodón, trabajando las pocas máquinas circulares que producían telas de diferentes tipos como el jersey, La Coste y el famoso plusher que dio lugar a la confección de ropa deportiva que marco a toda una generación.

Para la producción de telas de algodón se organizó una nueva empresa PRINTEX y de esta forma se obtenía las telas de algodón con tejedoras circulares, teñido de tela, el secado y la estabilización de los tejidos. Los años ochenta fueron para esta nueva empresa la ocasión para constituir una industria para la producción de telas de algodón con la tecnología adecuada y moderna que garantice la producción de tejidos finos para la producción masiva de prendas de vestir.

Con esta visión nace el año 1996 la nueva empresa América Textil “AMETEX” con una capacidad de producción de 8 millones de prendas por año. La tela para esta producción sería producida por 60 máquinas de tejido de punto circulares y 27 máquinas para la producción de tejido de punto rectilíneo. Los hilados y los tejidos eran tratados en modernos sistemas de teñido y estabilizado acompañando todo el sistema de producción con controles de calidad estrictos (TIM) y el continuo asesoramiento de técnicos y expertos internacionales.

El hilo para los tejidos era producido por una de las empresas del grupo denominada HILASA, hilandería moderna alimentada con fibra peruana del tipo PIMA, que garantizaba la calidad de los hilos en los diferentes títulos. La tela producida por AMETEX, era entregada para la confección a las empresas del grupo: MEX. MATEX y BATT y otros talleres. La empresa POLAR se hacía cargo de reciclar los desperdicios para la fabricación de frazadas.

AMETEX era un complejo industrial moderno, posiblemente la empresa privada más moderna del país que se erigía con el orgullo nacional de producir productos destinados a la exportación con la responsabilidad de más de 3,000 trabajadores altamente calificados. Era, posiblemente, uno de los pocos ejemplos de una actividad industrial que generaba enlaces hacia atrás y hacia adelante. Los grandes compradores de Estados Unidos de América: Tomy Hilfiger, Polo, Naútica, Lee y otros eran los clientes de alta exigencia en la calidad de sus productos. AMETEX cumplía estas exigencias y normas en la producción de cada prenda que era destinada al mercado norteamericano.

La producción y comercialización se realizaba en el marco del acuerdo denominado ATPDEA, que consistía en la concesión que realizaba Estados Unidos de Norteamérica (USA) a favor de Bolivia y otros países que cumplían con las políticas y los objetivos de la erradicación de la producción de hoja de coca y la lucha contra el narcotráfico. Este tratado eximía del pago de aranceles a la importación a los productos bolivianos entre los que se encontraban: textiles, productos de cuero y joyería. En estas condiciones, los productos de exportación bolivianos y en especial los textiles como las denominadas T-Shirt y otras prendas de algodón, adquirían ventajas competitivas respecto a cualquier otro país que exportaba los mismos productos a USA. Esta ventaja se traducía en la disminución hasta el 19 por ciento del valor puesto USA. Esta era una ventaja competitiva que sumada a la eficiencia en la producción y el transporte, colocaba a AMETEX en un lugar preferencial respecto a competidores de Santo Domingo, Indonesia o Malasia.

AMETEX exploró otros mercados para la exportación de sus productos pero ninguno tenía el potencial de consumo y las facilidades de pago y de comercialización que ofrece Estados Unidos de Norte América. El punto de apoyo de América Textil era muy frágil, sobre todo en un país como Bolivia que cambia sus gobiernos y sus leyes con total discreción y a la sombra de los intereses del momento. No existía un mercado interno ni otras alternativas que en su momento pudieran suplir el mercado del norte.

La crisis que desencadeno el atentado de las torres de New York el año 2001 fue un llamado de atención a los planes y programas de AMETEX. Los compradores de los productos textiles, decretaron un período de espera que afectó al funcionamiento de AMETEX.

El año 2008 se suspendió el ATPDEA en respuesta a las políticas y los conflictos entre el gobierno de Bolivia y el de USA. La suspensión de este acuerdo afectó en forma definitiva las exportaciones de textiles, productos del cuero y joyería. Con la eliminación del ATPDEA, la producción de textiles perdió su ventaja competitiva. El pago obligado de aranceles para la importación a USA, eliminó los márgenes de rentabilidad esperados por la empresa AMETEX. El gobierno ante la presión de la empresa, las organizaciones de industriales y de los trabajadores, logro adoptar ciertas medidas como el financiamiento de los aranceles. Sin embargo, es la estructura de costos y el pasivo de AMETEX que tenían problemas. La situación financiera de AMETEX se agravó ante las limitaciones para exportar y el atraso sistemático de la devolución de los Certificados de Reintegro Arancelario (CRA) y el Certificado de Devolución de Impuestos (CEDEIM) que son negociados y obtenidos con dificultad, debido a la burocracia estatal. Las proclamadas políticas de apoyo y promoción a las exportaciones son sólo un enunciado que deja a las empresas indefensas ante las organizaciones estatales y ante los compromisos adquiridos con los mercados.

Esta fue la situación de AMETEX a partir del año 2009, frente a un mercado que ya no le facilitaba el acceso gratuito de sus productos y de un Estado deudor que obligaba a la empresa a incumplir sus compromisos financieros frente a sus accionistas y entre los que se cuentan a las administradoras de fondos de pensiones. Esta situación llevo a AMETEX a obtener calificaciones internacionales de riesgo cada vez más preocupantes hasta declararla como una empresa CCC sin capacidad de pago de capital e intereses en los plazos pactados. (Fitch Rating)

Al año 2010, AMETEX tenía una deuda de Bs. 411 millones con un activo de Bs. 509 millones. La principal exportadora de textiles de Bolivia, que contaba con 2,275 empelados y subcontrataba 17 talleres textiles, se sumió en una difícil situación no obstante el financiamiento hasta diciembre del 2009 del cien por ciento de los aranceles a través de un crédito a diez años hasta US$ 2.9 millones dispuesto por el gobierno.

Se han realizando los esfuerzos por parte de AMETEX y del gobierno de Bolivia de sustituir el mercado de los Estados Unidos de Norte América con el mercado Venezolano, menor en capacidad de compra y con un sistema de pago difícil y complicado que se basa en un sistema que considera el Sucre como moneda de transacción.

Exportaciones textiles, 2006 - 2011

El 12 de julio del 2012, AMETEX entregó al Ministerio de la Producción del Estado Plurinacional las instalaciones industriales, las que ahora funcionan bajo una nueva denominación: ESTATEX y que es administrada como empresa pública.

Exportación de T-SHIRTS, 2006 - 2011

Esta es la historia del extraordinario emprendimiento que mostró que es posible hacer industria en el país con las condiciones y exigencias del mercado internacional, utilizando y aplicando tecnologías modernas, sistemas de administración competentes y lo más importante, crear empleos dignos para los bolivianos y las bolivianas.

Descargar “Coy 202 - AMETEX. Historia de un emprendimiento” Coy-202-AMETEX.-Historia-de-un-emprendimiento.pdf – Descargado 2180 veces – 233 KB

Descargar “Coy 216 - Ametex y Enatex: dos caras de la misma moneda” Coy-216-Ametex-y-Enatex.-dos-caras-de-la-misma-moneda.pdf – Descargado 1743 veces – 227 KB